por Juan Manuel Vena (Cerca del Ring y Boxeadoras Argentinas)

El californiano alzó así el Campeonato WBC Diamante del peso welter, pero lo más importante fueron las sensaciones. Tras su primera derrota profesional se ha rehecho. En las 147 pierde cualidades, pero su adaptación es mayor que en marzo de 2019 y quiere más. Es insaciable.

Al igual que le pasó a Spence, a García le costó entrar en calor. Vargas comenzó con ritmo y fue conectando buenos golpes, sobre todo con el cross de izquierda. Desde el cuarto asalto, la pelea cambió. Mikey comenzó a boxear hacia adelante y eso hacía sufrir a su oponente.

Además, García iba preparando su derecha recta, la cual fue clave para su triunfo. Poco a poco la hizo más certera y lo evidenció en el quinto, cuando tras dos derechas Vargas se fue al suelo. Estaba KO, pero logró resistir. Fueron momentos complicados para Jessie, quien tiró de corazón para agotar los segundos hasta el minuto de descanso.

Vargas pasó un mal rato y no recuperó por completo el tono postural. Fueron momentos de dominio de García quien no se volvió loco en busca del KO. Los tres últimos rounds, Mikey tuvo menos gas y eso hizo que Jessie emergiese y la contienda se igualase. Destacó el último round, cuando Vargas se vació y acabó la pelea con dos bombazos clarísimos. No había tiempo para más. La victoria era de García. Regresó con buenas sensaciones.

Después de que Mikey García no hubiera realizado una gran actuación en lo que fue su primera pelea en la división de peso welter en marzo pasado, sabía que tenía que dar una mejor cara de lo que había sido su pelea frente a Spence: había ganado títulos mundiales en cuatro divisiones más pequeñas, pero ¿Como volvería Mikey en su nueva contienda en las 147 libras? ¿Jessie Vargas podía ser de la talla de Mikey?

García dio un combate de primer línea, derribando al ex campeón mundial en dos divisiones Jessie Vargas, aunque por momentos, dio la sensación que si presionaba más, cerraba la pelea por la vía del cloformo, pero fue por decisión unánime el sábado por la noche ante una multitud, aproximadamente 10 mil aficionados en el Ford Center at The Star, instalación de entrenamiento de los Dallas Cowboys.

García ganó con tarjetas de 116-111, 116-111 y 114-113 para prepararse de cara a una pelea mucho más grande.

En tanto que ahora  Mikey García (40-1, 30 KOs), de 32 años, de Moreno Valley, California, ha ganado títulos mundiales en peso pluma, peso ligero junior, peso ligero y peso welter junior. Pasó de peso liviano a peso welter en un heróico acto, al desafiar al campeón mundial Errol Spence Jr (como en los viejos tiempos) el pasado 16 de marzo en una cartelera de pago por evento en el estadio AT&T, el hogar de los Cowboys, en Arlington, Texas, pero Spence se llevó el triunfo por decisión.

A priori Jessie Vargas no es Spence, quien es uno de los boxeadores de élite libra por libra en el mundo, pero es un rival de temer desde hace mucho tiempo y ha ganado títulos mundiales en peso welter y peso welter junior. García, sin embargo, lo manejó sin demasiados problemas.

Vargas tomó el control en las dos primeros rounds gracias a un fuerte y rígido jab que impulsó en el centro de la cabeza y el cuerpo contra García, pero García comenzó a ponerse en ritmo en el tercer round, aterrizando en el cuerpo y llegando a la cima con una mano derecha que llegó fuerte y obligó a Vargas a retroceder.

La pelea se revolucionó en el cuarto asalto mientras intercambiaban cara a cara, con Vargas sacando lo mejor de la acción, incluido un gancho de izquierda y una derecha que clavaron a García y lo mandaron contra las cuerdas.

Vargas (29-3-2, 11 KOs), de 30 años, de Las Vegas, parecía desvanecerse en el sexto asalto mientras García continuaba recitando combinaciones de jab-mano derecha que regularmente encontraban su marca. García lo castigó más en el séptimo asalto y lo golpeó con las manos derechas. Lo tenía atado a las cuerdas y estaba golpeando cuando el round llegó a su fin.

El ritmo se desaceleró en el último cuarto de la pelea, pero García controló la acción mientras continuaba buscando un hogar para su mano derecha. Vargas, mientras tanto, parecía resignado a ir a la distancia y perder en decisión.

Le quedaba muy poco en las rondas finales y rara vez consiguió algo notable a pesar de levantar las manos en una falsa victoria cuando sonó la campana para comenzar el doceavo round, durante el cual no mostró prisa. García, sin embargo, continuó hundiendo golpes de cuerpo duro en su costado y lo tambaleó con una mano derecha con 30 segundos restantes en la pelea.

Getty Images

En lo que fue una verdadera guerra: Rey Martínez retuvo frente a Harris

Lo más parecido a Corrales vs Castillo 1. Eso fue el combate de los púgiles, que sin dudas se llevaron los flashes de una cartelera vibrante.

Julio César ‘Rey’ Martínez apareció en el ring con los acordes de “Sigo siendo el rey”. Sin duda, una clara declaración de intenciones en su combate frente a Jay Harris. Lo fue, porque cuando acabó seguía como campeón mundial WBC del mosca. Venció en los puntos (118-109, 116-11 y 115-112) en un pleito en el que pocos daban tanta chanza a Harris.

El mexicano comenzó dominando por pegada y presión. En dos asaltos el galés parecía un juguete, pero en la esquina fueron claros: “Empieza a boxear”. Lo hizo y todo cambió. Martínez es de hierro y no se cae, pero comete errores en defensa que se agudizan con el cansancio.

Venía de pelear el 20 de diciembre y aunque no lo reconoció, le pasó factura. Se quedó muy pronto sin gas y Harris emergió. Tiene más boxeo y lo demostró, aun así, el Rey percutía duro e iba sumando en las cartulinas. Sus manos parecían no pesar tanto, pero tenían plomo y en el décimo asalto envió a Harris a la lona con dos hooks al hígado. 

Se levantó de milagro el galés y aunque el mexicano lo intentó, no hubo KO. Fue una confirmación del aspirante que se presenta al mundo como una opción fiable a todo.

Julio César Martinez saca una valiosa lección y se demuestra que aun le queda por aprender, sobre todo a racionar los esfuerzos. Ahí su equipo deberá guiarle. En el otro duelo del Main Event, el mejor en lo que va de año, Joseph Parker lució bien frente a Shawndell Winters y le noqueó en cinco asaltos.

Foto: Alma Montiel – WBC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *