Por Fernando Tano Galluzzo para Cerca del Ring

Llegó la gran velada que el mundo de este deporte esperaba. Sin dudas que el marco de realizar un evento boxístico en medio de la situación que atraviesa el mundo es realmente importante. Pero lo que más se resalta, es que las medidas que se han tomado tanto en Nicaragua, donde se organizó, como en la misma velada es lo que hizo posible que el boxeo vuelva a la acción. Desde que el Gimnasio Alexis Arguello, de la ciudad Managua, abrió sus puertas a las 16hs, se puso en marcha el protocolo de Búfalo Boxing Promotions para el evento tratando de evitar el contagio masivo. Y si bien el país no tiene un número grande de contagios, se tomaron todos los recaudos posibles en virtud del evento en cuestión.

La noche tuvo un marco de público interesante para acompañar la velada. No numeroso, pero sí llamó la atención la distancia entre cada espectador y también entre los diferentes periodistas que asistieron. El barbijo o tapaboca, hoy elemento fundamental en la lucha contra el Coronavirus, no faltó para nadie. Incluso hasta algunos boxeadores lo utilizaron en el camino hacia el cuadrilátero y para el propio Román “Chocolatito” González quien se hizo presente y anticipó que está dispuesto a medirse nuevamente ante Juan Francisco “El Gallo” Estrada. La parte emotiva de la noche llegó segundos antes del inicio del duelo fondista de la noche. Luego de entonarse el himno de Nicaragua, se realizó un minuto de silencio en honor a todos los fallecidos en el mundo a raíz del Covid19.

Para definir el combate central de la cartelera de Nicaragua, es importante aclarar que estuvo a la altura de las circunstancias. Tanto Ramiro Blanco (18-8-3; 10KOs) como Robin Zamora (16-7; 8KOs) coronaron una noche histórica con un gran combate a ocho rounds que estuvo encuadrado en la división ligero. La segunda emisión de este duelo quedó en manos de Zamora como había ocurrido en octubre del año pasado donde en la última pelea de ambos antes de la situación que vive el mundo actualmente, logró imponerse por KO en el segundo asalto. Esta vez, el combate llegó a las tarjetas tras los ocho asaltos realmente apasionantes en donde se vio a dos boxeadores aguerridos. La sed de revancha por parte de Blanco se notó, a pesar de verse en desventaja siempre intentó ir al ataque y buscar esa mano que rompa la defensa de Zamora y cambie a su favor el rumbo de la pelea. Pero Robin no sólo fue más efectivo, sino que también aguantó a un Blanco que fue perdiendo con el paso de los asaltos esa intensidad que logró mostrar. La victoria por puntos en decisión unánime quedó en manos de Zamora quien llegó así a su decimosexto triunfo en lo que va de su carrera.

El semifondo tuvo lo suyo, en categoría superligero, Freddy Fonseca (28-5-1; 19KOs), quien en el año pasado contó con dos experiencias a nivel internacional, volvió al ring en 2020 para hacerse con una victoria y lo hizo de forma contundente antes de llegar al sexto y último round. La víctima fue Alain Aguilar (8-8-2; 1KO), que no tuvo su mejor noche al encontrarse con la potencia de Fonseca. Y aunque tardó en llegar, el KO finalmente se hizo presente. Aguilar no vio la lona, pero perdió la pelea tras no salir a combatir en el quinto asalto. La superioridad de Fonseca con el paso de los rounds fue creciendo y su rival lo fue sintiendo. Es por esto, que una vez culminado el minuto de descanso, se quedó en su rincón y no salió a pelear. El árbitro contó hasta 10 y dio por finalizado el duelo.

Una definición que se hizo esperar, pero que llegó en el quinto asalto para culminar con otro duelo interesante en la noche nicaragüense. El joven de 22 años, e invicto Gabriel Escalante (13-0; 7KOs) se quedó con un nuevo triunfo en su carrera tras vencer en el penúltimo round al hombre de 38 años, Mario Mairena (2-20-1; 1KO) en un combate a seis asaltos en categoría welter. No sólo la diferencia estaba en la juventud, la altura pudo haber jugado un rol importante en este combate. Por un lado, Escalante no pudo aprovechar esos centímetros de más a lo largo del duelo, mientras que también hubo mérito por parte de Mairena, quien trató de acortar distancia en casi todo momento. Igualmente, el joven encontró la manera de romper la defensa de su rival y en el quinto llegó con una contundente derecha que continuó con una izquierda al cuerpo que culminó con las posibilidades de Mairena que no pudo continuar y el árbitro terminó con el duelo.

Una de las mejores peleas de la noche en Managua sin dudas fue la que protagonizaron Eleizer Gazo (18-11-2; 3KOs) y Byron Castellón (15-13-3; 2KOs) en seis asaltos, dentro de la división mínima. Este último, se hizo acreedor de la victoria en un duelo que tuvo un primer round donde la paridad fue lo que más se notó. El que más intentó conectar sus golpes fue Gazo pero todo cambió a partir del segundo round. Del segundo al quinto, el dominio de Castellón fue lo que más sobresalió. Con velocidad a la hora de desplazarse en la lona y efectividad manejó sin sobresaltos gran parte del combate. En el último round, Gazo salió a buscar lo que no había podido conseguir en los asaltos anteriores pero no le alcanzó para revertir la historia.

Y demostrando que el boxeo volvió con todo, un verdadero KO abrió la noche en Nicaragua. Bryan Pérez (12-11-1; 11KOs) nos regaló el triunfazo de la noche. En el duelo que lo enfrentó a su coterráneo Lesther Lara (16-11-2; 7KOs), se impuso por la vía rápida en el segundo asalto en un duelo pactado a seis vueltas encuadrado en la categoría pluma. Dos golpes bajos por parte de Lara bien advertidos por el árbitro y un Bryan Pérez que en el cierre del primer round de cierta manera empezó a anticipar lo que se vendría en el segundo. Los últimos 20 segundos de este terminaron siendo definitivos, ya que luego de encontrar la contundencia con un gancho izquierdo que debilitó a su rival y culminó con una efectiva derecha que llevó a Lara a la lona por primera vez. Con signos de poder continuar, y avalado esto por el tercer hombre en el ring, el combate continuó sólo unos segundos más. Pérez volvió al ataque tras la cuenta a su compatriota para terminar con el duelo con 5 segundos en el reloj.

Completaron la cartelera los siguientes duelos:

En categoría superpluma, Edwin Tercero (16-11-1; 4KOs) venció por puntos en decisión dividida a Franco Gutiérrez (10-4; 6KOs); en la división gallo, Harvy Calero (7-7-2; 1KO) se impuso por puntos en fallo unánime a Jordan Escobar (15-11-2; 3KOs) y en categoría mínima, Angel Blass venció por puntos en decisión unánime a Harold Ardon.

Volvió el boxeo, el deporte que tanto amamos y fue imposible no prenderse a una transmisión a nivel internacional para volver a disfrutarlo como hasta hace algunas semanas atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *