Por Felix Pozos

Es muy recurrente en el aficionado mexicano apoderarse a base de sentimiento de las carreras de los deportistas más destacados de México, que sin mayor análisis despotrican en redes sociales sobre la vida y decisiones de personajes que al igual que uno viven de un sueldo que se ganan a base de un esfuerzo, dedicación y disciplina.

El caso del que más se habla en el mundo del boxeo hoy en día es el de Saúl Álvarez, boxeador mexicano, campeón del mundo y quién no registra una pelea desde Noviembre del 2019, pero no porque él se haya negado a boxear, el tema va más allá del romance con el deporte, hay contratos y cláusulas muy bien especificadas en las que ambas partes (atleta-empresa) se protegen con el fin de un bien común, en este caso reina el económico.Pues bien, el tema del Canelo es muy sencillo, el tenía programada una pelea para Mayo del 2020, pero una pandemia no le permitió combatir, por lo que la empresa que lo representa “Golden Boy Promotions” y la dueña de los derechos de transmisión “DAZN”, no pudieron cerrar una pelea para el mes de septiembre ante un rival digno para Saúl, fecha que ya sabemos es muy típica para el pueblo mexicano, tener en fiestas patrias, cartelera boxística de alto impacto, pero que gracias a las antes mencionadas no será posible.

Por su parte Eric Gómez presidente de Golden Boy Promotions indicó para Notimex en julio del 2020 que se mantenían ocupados buscando rival para Canelo, sonando nombres como los de Avni Yildrim, pero en cambio DAZN no vio rentable la batalla contra el turco y del episodio III contra GGG, descartaron la posibilidad debido a que prefieren sea una pelea con público por todo lo que representa en venta de tickets, souvenirs, etc.

Que momento tan más complicado en la carrera de Saúl, los que lo representan no pudieron resolver un tema para lo que se dicen especialistas ¿La razón? Los 35 millones de dólares que están obligados a pagar, aquí es donde queda al saco el dicho “Todo se resume en Lana”. Es una realidad, el tema económico que hoy impera a nivel mundial y las consecuencias que vivimos por COVID-19 ha sacudido al mundo del boxeo y la solución de DAZN fue la de ofrecer al Canelo Alvarez 18 millones de dólares (la mitad de su ganancia), para tratar de buscar con el dinero restante un retador de peso para Saúl, y así concretar una batalla por el cinturón de los super medianos por el CMB, pero esto no fue del agrado del jalisciense, puesto que hay un contrato que se tiene que valer y respetar, dicho por el mismo.

Ahora le pregunto a usted que me está leyendo ¿Trabajaría por la mitad de su sueldo?, vaya dilema, no lo cree, ahora, si estuviera en los zapatos de Saúl ¿Qué haría? Acepta o dimite? ¿Gana el romance o hace valer sus derechos? No olvidemos que al final el principal afectado aquí es el boxeador, dejemos de ser jueces tan estrictos y seamos más fraternales con el Canelo, en el éxtasis de su carrera lo están afectando un grupo de empresas que no saben como manejar esta situación, que les ha pesado manejar el nombre del mexicano, que no han encontrado la fórmula del negocio, que la mejor solución que encuentran es te quito la mitad de tu dinero para conseguirte un rival -wow- resulta ser que ahora Saúl tendría que pagar por pelear ¡increíble!

Pues bien, usted querido lector de Rincón Rojo Magazine tendrá su opinión, así que háganosla saber en nuestras redes sociales, con gusto intercambiamos comentarios y opiniones.

Resulta que la abolición del beneficio empresarial se puede compensar… ¡¡¡con la disminución del salario!!! – Lenin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *