Por Irene Deserti

Hace unos días una noticia sacudió al mundo futbolero: Diego Armando Maradona, ídolo del fútbol argentino y mundial, era internado para ser intervenido por un edema cerebral. Hacía apenas unos días había cumplido 60 años.

El autor de la famosa “Mano de Dios”, quien afortunadamente ha sido dado de alta, siempre se declaró fan del boxeo. Incluso, en su paso por los “Dorados” en Sinaloa, se lo pudo ver junto a varios boxeadores aztecas.“Las peleas de los argentinos las vi casi todas. Si no, me las hacia grabar y me las mandaban a Italia… el boxeo me gustó desde toda la vida” – declaró en alguna ocasión.

Parte de su afición por el deporte de los puños, lo llevó a subirse a un ring, no una vez, sino dos veces! La primera ocasión fue frente a “El Zorro” Campagnino en una sesión de sparring, mientras Diego se preparaba para el mundial de Estados Unidos de 1994. Las rutinas de entrenamiento eran intensas e incluían entrenamiento con costales, pera loca y algunos rounds con el ex campeón Campagnino. Diego sorprendió a todos con sus movimientos.

La segunda ocasión fue en un homenaje a uno de los grandes púgiles que ha tenido Argentina: Santos “Falucho” Laciar, quien incluso llegó a combatir aquí en tierras mexicanas. En esta oportunidad, Maradona que vestía un equipo Puma amarillo con vivos en azul, se subió al ring frente al ex campeón mundial. A pesar de que fue un show televisivo, en varios pasajes intercambiaron metralla y de la buena.

Diego mantendría relación con varios boxeadores argentinos. Incluso ofició de espía en Nápoles. En una era donde YouTube no existía, obtener videos de los rivales era impensado. Así fue como gracias a su astucia y picardía, Maradona consiguió videos de Patrizio Oliva y se los envió al equipo de Juan Martín Coggi, su paisano. Con esta acción, no sólo ayudaría a “Látigo” Coggi sino que tomaría revancha de la dedicatoria de Oliva: “Se lo dedico a Maradona” dijo el italiano cuando derrotó a otro de sus paisanos, el marplatense Ubby Sacco (una dedicatoria en contra ofensiva, ya que Maradona había declarado que Oliva no sabía boxear).

Diego siempre ha estado ligado al boxeo, al menos como aficionado. ¿Quien no recuerda su encuentro con Mike Tyson, en su programa “La Noche del 10” donde ambos hablaron tanto de sus errores como de sus aciertos?: “Estuve en tu barrio (Villa Fiorito), y es muy parecido al mío. Venimos de lugares similares. Algunos dicen que somos algo excéntricos, pero somos buena gente también“, acotó el gran Iron Mike.

En la época de las noticias fugaces, donde todo se reemplaza inmediatamente, vale la pena pararnos a recordar a estos personajes que aún con sus errores, marcaron el destino de un deporte y de millones de aficionados. Aprovechamos esta pequeña nota para enviar nuestros deseos de recuperación a Maradona, que seguramente no se perderá este 28 de noviembre, el regreso de su amigo Mike Tyson al cuadrilátero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *