Por Irene Deserti

La cartelera de primer nivel presentada por Matchroom Boxing hoy sábado 14 de noviembre desde el Wembley Arena en Londres, fue una tremenda demostración de talento femenino.

Comenzando por la impresionante performance de velocidad y técnica de la multicampeona irlandesa Katie Taylor, que por momentos hizo ver temerosa a su rival, la española Miriam Gutiérrez. Sin embargo, el corazón de “La Reina” fue tan grande que a pesar de no poder adjudicarse ni un solo asalto, se mantuvo estoica y de pie durante todo el combate. Para Taylor, todo elogios. Veloz, potente, de buena técnica y atinada. Incluso logro hacer tocar la lona a la española al mismo tiempo que sonaba la campana que indicaba el término del cuarto episodio. Una victoria clara y contundente para una Taylor que retuvo por decisión unánime todos los campeonatos de la categoría ligero y se mantiene invicta en 17 presentaciones.

La pelea co estelar estuvo a cargo de la campeona mundial súper pluma WBC, Terri “Belter” Harper y la campeona interina de la misma organización, Katharina Thanderz. A Harper se la vio confiada y sólida. Thanderz intento hacer presión sobre su rival pero pocas fueron las veces que logro conseguirlo. Harper aplicó muy bien su jab de contragolpe, obligando a Thanderz a perseguirla sobre el ring y acortarle la salida, algo que no le resultó fácil de lograr.En el noveno asalto Katharina reacciona ante un duro cabezazo accidental en su nariz. Un golpe clave que la desconcentró y la saco de pelea. Solo cerró su guardia y aguanto los golpes de Harper hasta que el referee detuvo las pelea, ante la inacción de la noruega. Con la detención del combate (algo apresurado a mi gusto) Harper retuvo su corona y aumentó su marca a 11 victorias y un empate.

El tercer y último pleito femenino estuvo a cargo de la local Rachel Ball y la argentina Jorgelina “Jota” Guanini. Una pelea que cambio de categoría durante la semana y que tenía en disputa el campeonato mundial interino super gallo del WBC, sólo disponible para Ball, ya que Guanini no había dado el peso reglamentario.El combate tuvo mucha acción por parte de ambas boxeadoras. Guanini comenzó mejor, conectando, evadiendo y logrando penetrar la guardia de una Ball que la sobrepasaba en estatura y distancia de brazos. Pero con el paso de la pelea, la presión de Guanini cedió y Ball ganó terreno. Las tarjetas de los jueces, que dieron ampliamente ganadora a la británica, no reflejaron lo sucedido sobre el ring, ya que la pelea fue más pareja.

Tras una decisión unánime, “The Ginger Boxer” se coronó como la nueva monarca interina. Una gran presentación por parte de ambas boxeadoras que demostraron que se vendrán cosas buenas tanto para una como para otra.

Fotos: Matchroom Boxing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *