Por Félix Pozos

Kid Dynamite

Un quindenio sin boxear, alejado del ring, tras haber perdido una importante suma de dinero, pisar la cárcel (nuevamente), consumir estupefacientes y aparecer en una película al lado de Bradley Cooper, es así como se da el regreso de Iron Mike, cual ave fénix  resurgiendo de las cenizas, como guión de Silvester Stallone cuando decide combatir de nuevo en el filme Rocky Balboa, de esa manera y en plena pandemia veremos el retorno al cuadrilátero del último gran rey de los pesos pesados, Mike Tyson.

Cuando se pronuncia el nombre de este singular personaje en el mundo del boxeo y miembro del salón de la fama se hace con firmeza, con el conocimiento de causa de que estás refiriéndote a un símbolo, al que en su momento fue considerado el mejor libra por libra, a un noqueador nato, a uno de los próceres que ha dado el mundo del boxeo. Es así como este 2020 nos sigue sorprendiendo y ahora nos va a transportar a finales de los 80´s, mediados de los 90´s para ver de regreso en combate al fabuloso Kid Dynamite, el hijo pródigo de Brooklyn.

Captain Hook

Roy Jones Jr. un pugilista que nunca fue un flan, sino todo lo contrario, logró lo impensable, coronarse en los pesos medianos para saltar a los pesados y conseguir el título de campeón mundial, su legado en el boxeo fue muy grande al conseguir en total siete campeonatos del mundo, algo fuera de serie.

El originario de Pensacola al igual que su oponente para esta función boxística en LA, cuenta con mala reputación, pareciera ser un común denominador de los pugilistas en esta categoría, probablemente por la mala relación que llevaba con su padre, un excombatiente de la guerra de Vietnam.

Jr no ha dejado de estar en activo en el pugilismo, si bien dejó de aparecer en las grandes carteleras hace una década, ha continuado en activo, su última pelea fue en el 2018 y no ha perdido desde el 2015 cuando se enfrentó en Rusia ante el galés Enzo Maccarinelli.

Rumble

La velada será fantástica. Tyson vs Jones Jr, lo que en sus años mozos no le pudieron regalar a los aficionados del boxeo, nos lo van a regalar en esta batalla que, si bien es de exhibición, con el temperamento del neoyorquino y la sangre caliente del de Florida, les puedo asegurar que no se van a agarrar a manotazos, será una pelea de orgullo, de supremacía y de revancha ante la vida por la gloria boxística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *