Por Demian Dalaison

Un cierre espectacular para la velada de sábado por la noche en el Virgins Hotel de Las Vegas, Nevada de los Estados Unidos, los ojos puestos en el boxeador japonés que para muchos es el hombre del momento.

Naoya “Monster” Inoue (21-0; 18Kos) es el nombre del asiático que parece invencible, defendió con éxito sus títulos de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) de la división gallo ante el filipino Michael Dasmarinas (30-3-1; 20Kos).

Un récord impoluto, dos títulos mundiales, un registro de nombres importantes de la división que tiene en su haber y un apodo que le cuadra a la perfección, monstruo: “ser que tiene alguna anormalidad impropia del orden natural y es de apariencia temible”. Una noche más el japonés sacó a relucir eso que lo hace mantenerse en lo más alto de la división, sus últimas peleas y los grandes rivales como lo han sido Emmanuel Rodriguez (19-2; 12Kos), Nonito Donaire (41-6; 17Kos) y Jason Moloney (21-2; 18Kos) generaron la expectativa de volver a verlo en acción, en esta ocasión frente a un Dasmarinas interesante que buscaba dar la sorpresa. Desde el comienzo el filipino tenía claro que no debía ser un blanco fijo para Inoue, no paró de moverse, buscó mantener la distancia con un poco más de alcance de brazos y lanzando poco. El “Monstruo” lejos de desesperarse lo dejó recorrer el cuadrilátero manteniendo el centro del ring con algún jab a la espera de su oportunidad.

En el segundo round esa paciencia característica del japonés dio su resultado. En una arremetida cortó la distancia con dos golpes rectos a la cabeza y un gancho izquierdo en un dibujo perfecto al hígado dejó en la lona muy dolorido a Dasmarinas, que con mucho coraje se puso de pie y sobrevivió el minuto que lo separaba de la campana. El plan de pelea del filipino en el tercer capítulo había quedado atrás, no tenía la misma capacidad de piernas para moverse y debía cubrir la zona lastimada.

No pasaría mucho tiempo para que Inoue vuelva a encontrar la ventana para su gancho izquierdo, faltaban 36 segundos para terminar el asalto. Dasmarinas vuelve al combate, pero dolorido por pura valentía, un nuevo gancho daría por finalizada la pelea. Al parecer Nonito Donaire que ostenta el título mundial del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) iría por la unificación contra John Casimero (30-4; 21Kos), flamante campeón de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), y el ganador de esta contienda podría pelear con Naoya Inoue para ser el campeón indiscutido, pelea que al “Mosntruo” manifestó que le interesa al finalizar su duelo ante Dasmarinas ¿se dará? ¿Podrán detener al Monstruo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *