Por Felix Pozos

La pelea por la unificación de los pesos supermedianos está más fría que abrazo de suegra, tal como lo lee, de momento se encuentra en terapia intensiva y están por declararla con muerte cerebral. Vaya momento la que viven los campeones de dicha división que no han podido cerrar los acuerdos para enfrentarse el próximo mes de septiembre.

¿Quién es Caleb Plant?
Caleb “Swethands” Plant es un boxeador norteamericano, se hizo del título mundial supermediano de la FIB al derrotar a José “Bolivita” Uzacátegui en enero del 2019. El púgil venezolano en exclusiva para #ElUppercutDeTuVida de Rincón Rojo Magazine, declaró que de no haber sido por los problemas fuera del ring que tuvo con ZANFER, la historia pudo haber sido distinta y ahora ser el quién estuviera negociando con Saúl Álvarez, lo cual es uno de sus objetivos como boxeador profesional.

La pelea más reciente de Plant, fue en enero de este año, cuando se topó a Caleb Traux, para realizar su tercera defensa, logrando la victoria por DU, pero, dejando dudas respecto a su performance, que no fue lo más agresivo posible y con una mano izquierda prácticamente nula.

Después de este contexto ya conoce un poco más del rival del Canelo, quién suele ser un tipo frontal en medios, por momentos ronda en la altanería y soberbia, inclusive algunos medios indicaban que de no realizarse la unificación seguramente sería por que el pondría trabas en las negociaciones, pero vaya sorpresa, ya que lo que declaró a ESPN en recientes días no deja muy bien parado a Canelo Promotions.

“Una que es absurda: si me lesiono o enfermo, él recibe un reemplazo tardío por la misma cantidad de dinero garantizado, pero si se enferma o se lesiona, entonces tenemos que esperarlo”, agregó Plant. “Estamos a siete semanas y media de la pelea; hemos perdido un tiempo valioso que debería dedicarse a la promoción y las pruebas de drogas para una pelea de esta magnitud”.

¿Qué opinión tiene usted querido lector después de las palabras de Caleb? Están asegurando que estaban cumpliendo todos los requisitos del Canelo, lo cual habla bien como equipo, pero estas cláusulas “absurdas” fueron la gota que derramó el vaso para poder cerrar la pelea en el mes de septiembre. Ahora, Saúl tiene derecho de réplica, pero, hasta el momento no ha realizado declaración alguna, recuerden que el que calla otorga.

Bolsa garantizada.
La pelea por unificación representaba para ambos pugilistas las mayores bolsas de dinero garantizadas de su carrera, para el mexicano era de 40MDD más patrocinios y para el estadounidense 10MDD, anexando un contrato de PPV con PBC en FOX, lo cual sería la novena aparición para Saúl en pago por evento.

Al Haymon seguramente se quiere arrancar el poco cabello que aún conserva, todo esto se está cayendo como torre de naipes y de no concretarse, entonces la próxima pelea del mejor libra por libra sería por DAZN y no por PBC.

¿Qué nos espera?
Bueno, yo suelo ser altamente desconfiado, quiero pensar que todo este melodrama digno de Juan Osorio es para elevar el nivel de atención y que, en próximos días, le quiten el seguro a la granada y explote la noticia de que todo está resuelto y el 18 de septiembre tendremos #CaneloPlant desde Las Vegas, Nevada.

Si mi instinto me traiciona, entonces, le vienen dos posibilidades al mexicano, la primera es subir a las 175 libras para medirse a Dmitry Bivol y/o Artur Beterbiev, ambos son campeones de dicha división. La segunda opción sería mantenerse en las 168 libras, para enfrentarse al actual campeón de los medianos, el texano Jermall Charlo, para esto el apoyo de Haymon sería indispensable.


Ahora que, si nos ponemos creativos y queremos una tercera opción para ver si o si a Saúl Álvarez en el ring en otoño de este año, pudiera existir la posibilidad de una defensa ante el ganador del pleito entre David Benavidez y José Uzcátegui que miden fuerzas el 28 de agosto, esto, lo tendría que ordenar el CMB.

Así que bueno, veamos si la pelea da señales de vida o de plano le rezamos los santos oleos.