Por Fernando Galluzo para Cerca del Ring

No sólo es una victoria histórica para el cubano Yordenis “45 Milagros” Ugás (27-4; 12KOs), sin dudas es la más importante de toda su carrera. Enfrentar a una leyenda con todo lo que lo implica merecía estar a la altura, el cubano lo hizo y logró una victoria ante Manny “Pac-Man” Pacquiao (62-8-2; 39KOs) en el T-Mobile Arena de Las Vegas.

No fue un milagro más, fue una realidad para el nacido en Santiago de Cuba que cumplió un sueño por su triunfo y ganó en Estados Unidos, en donde no era el favorito contra la leyenda. Sólo se “faltaron el respeto” arriba del ring, porque abajo también estuvieron a la altura a la hora de felicitar y agradecer cada uno al otro.

Lo de Ugás no fue una sorpresa. Con sólo 11 días de preparación por el cambio de rival, hizo un combate por demás inteligente utilizando su jab y la potencia en su mano derecha para marcar la distancia y lastimar a la leyenda en gran parte del combate.

Entre el primer y el décimo se repartieron los asaltos pero el cubano se adjudicó los últimos dos con mayor claridad y esto le sirvió para quedarse con el combate. Pero más allá de lo hecho en los rounds finales mantuvo la concentración durante todo el combate y nunca perdió la idea que tuvo desde un principio en mente.

De esta manera, el boxeador cubano se quedó con el título mundial super de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) de la categoría welter. El mismo estuvo en manos del filipino en julio de 2019 cuando se lo ganó a Keith Thurman y al no exponerlo en los últimos dos años de inactividad quedó vacante y tuvo nuevo dueño esta noche en Las Vegas.

Las tarjetas que le dieron la victoria al boxeador cubano por puntos en fallo unánime fueron: 116-112; 116-112; 115-113.

Foto: AFP