Por Felix Pozos

Para nada es una pelea de exhibición queridos lectores, es una pelea de título mundial de los pesos super medianos del CMB y AMB, por lo que en un evento de esta magnitud todo puede suceder, si no lo cree entonces no conoce la esencia del boxeo, en el que la sorpresa es inherente a la disputa entre dos guerreros.

El Hard Rock Stadium, situado en Miami Florida, casa de los Dolphins de la NFL, será la sede para presenciar dicho evento, lugar en el que hace un año disfrutábamos del Super Bowl LIV que sería ganado por los Chiefs de Kansas City o que en algún momento albergó grandes conciertos como Coldplay, Metallica, Black Eyed Peas, entre otros.

El recinto fundado hace ya varios años, que con el paso del tiempo ha cambiado de nombre en diez ocasiones, será la primera vez que se cuente con una pelea de box, si bien WrestleMania se efectuó en el 2012, nunca antes se presentó una velada boxística, así que hasta en eso tendrá primicia el Orgullo de Guadalajara.

El contendiente y retador obligado por la posición que ocupa ante la máxima organización de boxeo, poco se sabe de él y esto se debe a que el curriculum del turco no es muy amplio, cuenta con apenas 21 combates, la mayor parte de ellas en territorio europeo y no sube al ring desde hace un par de años. Se vio envuelto en un tema de dopaje, pero el CMB le respaldó, al indicar que todo había sido producto de una rehabilitación física.

Su último combate contra “The Dog” Dirrell terminó de forma controversial, perdió por decisión técnica después de que pararon la pelea por un corte en la ceja del norteamericano. Lo que muestra Yildirim en cada una de sus contiendas es que es un pugilista valiente, le gustan los intercambios de golpes, es fuerte y tiene buen volado de izquierda, sin embargo, su antecedente contra Chris Eubank dejan apreciar que no se especializa por contar con una pulcra defensa, todo lo contrario.

Algunos portales indican que Saúl parte como favorito 20-1, esto es una diferencia brutal, ¿Cuál será el factor “X” ?, vaya usted a saberlo, pero como se lo dije antes, arriba de los encordados todo puede suceder, un ligero descuido del mexicano podría traerle grandes consecuencias. Lo peor que le pudiera pasar al Canelo sería subir al rombo con exceso de confianza.Y con motivo de abusar de la confianza, les invito a recordar una de las sorpresas fatídicas que más se recuerda en el mundo del boxeo, pasó con Mike Tyson, quién aparecía favorito en las apuestas 42-1 cuando estaba por enfrentarse a James “Buster” Douglas, y ya sabemos cómo terminó ese combate, Douglas no solo acabó con el invicto de Kid Dynamite, también le arrebató los cinturones de la AMB, CMB y FIB de los pesos pesados.

¿Por qué recordarlo? Porque es la pureza del boxeo, el hambre y deseo de ganarle al más fuerte vuelven inquebrantables a algunos personajes, ya veremos como resulta ser el turco, esperemos que su sangre hierva cuando regrese a los encordados, será complicado, nadie lo duda y menos contra Saúl, que es un brillante pugilista, con un estilo dominado a la perfección y que no sucumbe ante la presión, se arropa en ella y suele salir victorioso.

¿Como terminará el combate? acaso reviviremos la mítica historia de Buster o pasará de largo como varios de los rivales que ha vencido sin complicaciones El Canelo Álvarez, descubrámoslo juntos el próximo 27 de febrero, será interesante ver la garra del turco contra la letalidad del contragolpe del mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *